A la perrita más mala del mundo

Bunbury era la perrita más mala del mundo, curiosamente también era la más querida por todos. La semana pasada nos dejó para siempre, la pobre se había hecho vieja dando amor y haciendo el mal a partes iguales. Bunbu no era una perrita, era nuestra casa.

Bunbu bufanda

Bunbu a punto de empezar a ladrar.

BUNBU

Bunbu es mi perrita,
es la favorita
de la casa.

Me harta porque es mala
pero es verla y… ¡hala,
se me pasa!

Rompe los cojines
moja con orines
el parqué.

Ladra por los codos.
Se ha comido todos
mis cds.

Bunbu dormida

Ronca cuando duerme
no hay manjar que merme
su apetito.

Quiere, en vez del pienso
que yo le dispenso,
pollo frito.

Huye entre gruñidos
con mis preferidos
calcetines.

Y después esconde
(nadie sabe dónde)
sus motines.

Es muy hogareña
y se ha hecho la dueña
de mi cama.

A veces me muerde
para que recuerde
que me ama.

Y cuánto la quiero,
más que al mundo entero.
Yo, contento

con que me dé un beso,
no me importa eso
de su aliento.

Bunbu es mi perrita
y es la más bonita
de la casa.

Es verdad que es mala
pero es verla y… ¡hala,
se me pasa!

¡Y cuánto la quiero!
¡más que al mundo entero!
Yo, contento

con que me dé un beso,
no me importa eso
de su aliento.

Bunbu abrazo

Hasta siempre Bunbu…

Anuncios

2 pensamientos en “A la perrita más mala del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s